Criterios de evaluación de las enseñanzas profesionales

 
 
Decreto 158/2007.
El Decreto 158/2007 del Gobierno Valenciano no se apuntan criterios de evaluación de carácter general.Consideramos que la evaluación del alumnado en las enseñanzas elementales y profesionales de música ha de contemplarse desde diversos puntos de vista. No se trata tan sólo de recoger resultados académicos al final del proceso, sino que trataremos de recoger todo un conjunto de datos desde el primer contacto con el alumno hasta el final de un periodo. Estos datos hacen referencia a los conceptos aprendidos, los procedimientos empleados por el alumno para resolver dificultades y a las actitudes que muestra durante todo el proceso. Por tanto, es necesario recoger gran número de datos con vistas a ofrecer un punto de vista realmente válido sobre el proceso de enseñanza-aprendizaje de cada alumno.Hay distintos tipos de evaluación según el momento en el que se realice y según quién las realice. Las que se cree más conveniente emplear con carácter general, siempre adaptadas a las necesidades del alumno o del profesor, son:

  • 1. Evaluación inicial es la realizada al comienzo del curso con el fin de detectar el nivel de los alumnos en función de sus capacidades, actitudes y conocimientos. La información obtenida nos permitirá adaptar los nuevos contenidos, el repertorio y las actividades a la realidad de nuestro alumnado, asegurando una asimilación adecuada.
  • 2. Evaluación continua es la llevada a cabo durante las clases a lo largo de cada trimestre y nos permite observar y registrar tanto la madurez y el grado de adquisición de las capacidades previstas, como también las dificultades encontradas en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Esta evaluación nos permitirá adecuar los contenidos, las estrategias de enseñanza y aprendizaje o el repertorio, atendiendo a las diversas peculiaridades observadas.
  • 3. Evaluación final o sumativa debemos considerarla de gran importancia, porque no sólo nos proporciona información sobre el progreso del alumno sino que a él mismo le beneficia enormemente al proporcionarle un estímulo y un compromiso a fecha fija para tener preparado su trabajo.

Carácter integrador de la evaluación.
El carácter integrador de la evaluación deberá tener en cuenta tanto las capacidades reflejadas en los objetivos generales del curso, como las que corresponden a los objetivos específicos de cada asignatura en los distintos cursos. Este sentido la integración implica:· Que los objetivos generales son los mismos para las distintas asignaturas.· Que los objetivos específicos de las asignaturas atienden a sus peculiaridades técnicas, siendo los contenidos comunes el nexo de relación entre ellas en cuanto a planteamientos didácticos.

Por lo tanto, la evaluación integradora pretende:

  • a) Que el equipo de profesores analice la evolución del proceso de enseñanza considerando el alumno individualmente y como componente de las distintas formas de agrupamiento en que participe.
  • b) Determinar, para cada curso, el grado de adecuación de los contenidos con respecto a los objetivos propuestos en las programaciones y su referencia a los objetivos terminales del curso.