Criterios de evaluación de las enseñanzas elementales

 

Decreto 159/2007.

El Decreto 159/2007 de las enseñanzas elementales establece que los criterios de evaluación han de apuntar al tipo y grado de aprendizaje alcanzados por los alumnos en un momento determinado, en relación con las capacidades previstas en los objetivos generales y en los específicos de cada especialidad.

El nivel de consecución de los objetivos no puede ser valorado mecánicamente, sino con flexibilidad, de acuerdo con las características del ciclo educativo en que se halla el alumno. La evaluación, continua y personalizada, cumple así su función informativa y formativa al ofrecer al profesor indicadores del desarrollo sobre los sucesivos niveles de aprendizaje de los alumnos y le aporta datos para esclarecer sus nuevas estrategias didácticas. Esto permite aplicar los mecanismos correctores a las insuficiencias advertidas en el proceso. En este sentido, los tradicionales exámenes son también indicadores de la evolución del proceso educativo, pero no el único constituyente de la evaluación del progreso de los alumnos

En consecuencia, los criterios de evaluación antes mencionados deberán apuntar a:

a) La comprobación del grado de dominio del lenguaje musical a través de la práctica instrumental y del canto.
b) La observación y verificación del desarrollo y control de las destrezas necesarias para la ejecución musical.
c) La valoración técnica y estética de la interpretación individual y colectiva.
d) La estimación que manifiesta del arte en general y de la música en particular, por el empeño puesto en su ejecución.
e) El sentido de convivencia y colaboración entre condiscípulos, demostrado a la hora de estudiar y de interpretar colectivamente.

Todo ello situará la labor de enseñanza y aprendizaje en el marco de la formación humanística que necesita el estudiante de música.